Universidad de ZaragozaInstituciones

"La Escuela Politécnica, un valor añadido para Valdejalón"

Artículo publicado en El Periodico de Aragón (22 de mayo de 2016).

3838 2La Almunia de Doña Godina posee algo que la hace especial y que, a la vez, la diferencia del resto de ciudades que rondan los 10.000 habitantes. Se trata de la Escuela Universitaria Politécnica (EUPLA), en la que se forman entre 600 y 700 alumnos y que depende académicamente de la Universidad de Zaragoza, si bien es propiedad del ayuntamiento de la localidad.

En este centro de enseñanza que abrió sus puertas hace más de medio siglo se imparten modalidades de ciencias aplicadas con gran demanda en el sector productivo: Arquitectura Técnica, Ingeniería Civil, Ingeniería Mecatrónica e Ingeniería de Organización Industrial.

«Las ingenierías que se estudian en la EUPLA están presentes en todos los procesos de producción », subraya Marta Gracia, alcaldesa de La Almunia y presidenta del patronato que dirige la escuela, del que forman parte la Universidad de Zaragoza, la Diputación General de Aragón, la Diputación de Zaragoza y el ayuntamiento.

SINERGIAS / Eso significa que las numerosas industrias existentes en el entorno de Zaragoza, y en particular en Valdejalón, poseen justo al lado una cantera de futuros profesionales. Futuros y presentes, porque lo cierto es que los numerosos convenios que se firman entre las empresas y la EUPLA permiten que los estudiantes realicen prácticas en las fábricas y que estas, a su vez, se beneficien de sus conocimientos.

38 3«Se trata de una simbiosis en la que las dos partes salen beneficiadas», explica Marta Gracia. «Los alumnos se preparan para el mundo laboral y las industrias se sirven de unos operarios muy preparados». Un papel especialmente relevante desempeña, en este aspecto, la empresa Tecnalia, que tiene una de sus instalaciones en La Almunia y por la que pasan numerosos estudiantes.

En concreto, los alumnos de Ingeniería Mecatrónica son expertos en tres especialidades que, como la ingeniería, la mecánica y la electrónica, están en la base del sector secundario. «Cualquier empresa que tenga una máquina necesita este tipo de operarios», afirma la alcaldesa, que precisa que se trata de una especialidad muy demandada, pese a lo cual los cursos están organizadas de tal forma que hay muy pocos alumnos por clase.

10% DE PARO / El efecto de esta interacción entre el mundo de la universidad y el de la empresa en una localidad pequeña como La Almunia, de unos 8.000 habitantes, es doble. Por un lado, la EUPLA ha dejado y sigue dejando una gran huella en sucesivas generaciones de jóvenes locales y de su entorno, particularmente Zaragoza, de forma que se puede decir que se trata de una población muy bien formada en lo que se denominan ciencias aplicadas. Y, por otro, La Almunia posee una tasa de paro muy inferior a la del resto de Aragón y a la del conjunto de España: en torno al 10%.

Las cifras bastan para hacerse una idea de la importancia que tiene en La Almunia la EUPLA, que legalmente constituye un organismo autónomo local. El municipio posee un presupuesto de siete millones de euros, mientras que solo el de la escuela universitaria asciende a 3,5 millones anuales.

Pero la localidad recupera sobradamente el coste que supone para sus arcas el mantenimiento del centro universitario. No solo muchos jóvenes locales se quedan a estudiar allí, sino que además una parte importante del profesorado y del personal no laboral son también personas de La Almunia y Valdejalón. Claro que la inmensa mayoría de los estudiantes, los profesores y los trabajadores del centro proceden de Zaragoza, adonde muchos de ellos suelen regresar al término de cada jornada.

«En La Almunia todos los servicios son más baratos y en la residencia el trimestre sale por 900 euros», explica un profesor que vive en la localidad y que destaca que cerca del 30% del personal del centro es de La Almunia y sus alrededores.