Universidad de ZaragozaInstituciones

Fuente: Heraldo de Aragón (9 de junio de 2014, pág. 7)

El pacto permitirá la inmediata aprobación de una aportación de 500.000 euros de la Diputación Provincial de Zaragoza

ZARAGOZA. La Escuela Universitaria Politécnica de La Almunia (EUPLA) mejorará sus condiciones de financiación a partir del próximo curso. El centro ha firmado un convenio con las cuatro instituciones que conforman su patronato (Universidad de Zaragoza, DGA, Diputación Provincial de Zaragoza y Ayuntamiento de La Almunia) que establece las vías de cooperación de cada una de ellas con la escuela y que no pone en peligro las aportaciones del resto si alguna de las cuatro se echa atrás, como ocurría hasta ahora.

Tras este acuerdo, se garantiza la inminente firma de otro convenio con la DPZ que ya tiene presupuestados 500.000 euros para la EUPLA.

La Escuela Politécnica tiene un presupuesto anual de 4.300.000 euros. Según explica su director, José Luis Peralta, el centro se autofinancia al 75% y el 25% restante se cubre con aportaciones de las instituciones. El año pasado, la DGA incumplió su compromiso de aportar 500.000 euros, lo que complicó el equilibrio presupuestario del centro. El convenio firmado ahora busca evitar que esta situación se repita.

Cuatro grados

La escuela ha pasado años complejos, en los que se ha enfrentado a todo el proceso de adaptación al plan Bolonia. Pasó de ofrecer siete licenciaturas a impartir los actuales cuatro grados y cinco estudios de posgrado. Y ha sufrido también los efectos de la crisis inmobiliaria, ya que sus estudios van dirigidos muy especialmente a formar trabajadores para el sector de la construcción (Arquitectura Técnica, Ingeniería Civil, Ingeniería Mecatrónica e Ingeniería de Organización Industrial).

Por eso, en este tiempo ha vivido lo que Peralta describe como "una reconversión discreta". La escuela ha reducido su plantilla y presupuesto en un 25% con el objetivo de adaptarse mejor a las actuales circunstancias.

En cuanto a los alumnos, la EUPLA ofrecerá el curso que viene 120 plazas menos, 30 en cada uno de los cuatro grados. De este modo, el centro quiere adecuarse al mercado actual y a la reducción de la demanda en este tipo de estudios que se ha vivido en los últimos años. Se trata, afirma Peralta, de un mero "reajuste administrativo" que ha propuesto la propia escuela para cumplir con las exigencias de la Agencia Nacional de Evaluación y Verificación de la Calidad y Acreditación (Aneca), que certifica las enseñanzas y el profesorado de las instituciones educativas del país.

La EUPLA debe pasar este año el 'examen' de la Anceca y antes de hacerlo ha querido reducir su oferta de plazas. Según el director de la escuela, las cifras anteriores eran previas al estallido de la crisis, por lo que respondían a unas circunstancias que ahora han desaparecido. "En las memorias de verificación que se presentan a Aneca hay que ofertar un número de plazas que esté de acuerdo con los medios, las instalaciones y el profesorado, y eso es lo que hemos hecho con este cambio", asegura.

En cuanto a la financiación, Peralta se muestra convencido de que este proceso de reformas permite a la EUPLA afrontar el futuro con tranquilidad. Destaca, además, la capacidad de la escuela de generar ingresos propios a través de las matrículas de los alumnos, un huerto solar y un aerogenerador de su propiedad, así como de los proyectos y convenios con empresas que tiene el centro.

No obstante, insiste en que las instituciones deben garantizar sus aportaciones y la escuela "debe tener una financiación pública básica".

En las Cortes

En este sentido, celebre la decisión de las Cortes de Aragón, que el pasado abril instaron al Gobierno autonómico a liderar un acuerdo con la DPZ, el Ayuntamiento de La Almunia y la Universidad de Zaragoza que asegure la viabilidad de la EUPLA.

El parlamento regional aprobó en sesión plenaria la proposición no de ley del grupo socialista, enmendada por el PAR, y cuyo fin es que la escuela solvente su deuda de 550.000 euros acumulada en 2013 al no pagar la DGA los 500.000 euros comprometidos, a lo que se añade el déficit de 2014.

Cristina Delgado